jueves, 24 de diciembre de 2009

FACHOPOWER II


Nuestra democracia es imperfecta, que duda cabe,y no por eso perdemos la esperanza de seguir avanzando en la profundización de ésta. Lo sabemos, sin justicia social la democracia es solo un simulacro. Pero además de la deuda social que arrastra ésta, nuestra joven democracia, existen cuentas pendientes con respecto al pasado. Me refiero al aparato economico-cultural que construyó el Proceso de reorganización nacional. Se juzgaron a las juntas, a los subalternos. Se esta en eso todavía. Pero los pro-hombres civiles que financiaron y apuntalaron todo el dispositivo represivo no fué tocado. Es más algunos gozan de prestigio en los sectores medios y al no aplicarsele la justicia en su momento ahora regresan con más ímpetu y brío alentando un clima destituyente y restaurador. Escritores, periodistas, latifundistas devenidos en empresarios sojeros, industriales sin patria, financistas, han parido sus propios representantes políticos. En muchos casos son ellos mismos y quieren recrear el País atendido por sus propios dueños. Uno de esos políticos es el niño Maurizio. Tomando las reflexiones sobre los espejos del genial Dolina me pregunto...qué verá Maurizio en su espejo privado...o será el espejo que lo mira a él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada