lunes, 13 de septiembre de 2010

El Perro rabioso y su Dueño


Antonio Gramsci ya había explorado el asunto del poder unas décadas antes que el célebre pensador francés Michel Foucault. Es asi como sabemos que el poder no es una cosa que esta en un sólo lugar sino que es una relación social. El revolucionario italiano escribiendo sus cuadernos de la cárcel elaboró su concepto de hegemonía a la luz de la Filosofía de la praxis. En su Analisis de situaciones y relaciones de fuerza analizaba como un grupo social después de superar su etapa elemental corporativo-económica, pasa a su etapa en que se reconoce con sus pares en solidaridad de sus intereses pero no pasa más allá de su aspecto económico, para finalmente adquirir conciencia de que sus intereses corporativos superan, por su crecimiento y su futuro, los intereses de la corporación (que son puramente económicos) y pueden y deben convertirse en los intereses de otros grupos subordinados. Es ahi donde esta "conciencia para-si" pasa a ser la conciencia "universal" imponiendose sobre los demás grupos (clases) subalternos.
Traduciendo en criollo: es cuando un grupo social o clase social (por ejemplo la puta oligarquía) nos convence de que lo que es buena para ella es bueno para el resto de la sociedad.
De esta manera esta clase dominante impregna con sus valores y su cosmovisión al resto de la sociedad.
¿Y a qué iba con todo esto?...a tratar de entender la arquitectura y las motivaciones del crimen político de masas mas atroz perpetrado en nuestro país.
Ahora que, después de 30 años, se empieza a hablar de los "autores intelectuales" del Proceso.
Hasta ahora sólo se juzgó al brazo ejecutor, a los Perros de la noche que secuestraron, torturaros, robaron, violaron, desaparecieron personas y asesinaron.
Para acercarnos un poco al meollo de la cuestión nada mejor que recordar un fragmento de la mejor descripción de la última dictadura hecha por el mejor periodista de estas tierras: La Carta Abierta a la Junta de Rodolfo Walsh
Decía Walsh, después de describir las atrocidades cometidas por los militares en cuanto a secuestros y desapariciones lo siguiente:
"Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los derechos humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.
"
La hegemonía se ejerce a través del concenso (en tiempos de paz social), a traves de la sociedad civil,(instituciones del estado: escuela, iglesia, justicia, etc) según Gramsci. En su época el principal papel lo ejercía la formación escolar, en los tiempos actuales lo ejercen (principalmente) los medios masivos de comunicación. Pero cuando se abre un período de crisis orgánica (como en los 70) y está en disputa la prevalencia de uno u otro grupo social, las clases dominantes recurren a la coerción, a traves de las fuerzas de seguridad (seguridad para asegurar sus privilegios y su prevalencia) para someter a las clases subalternas y traer nuevamente la paz social, bajo "su" orden social. (la clase dominante desata la guerra contra las clases subalternas usando la violencia física directa de "su" estado)
El golpe del 76 fué el recurso de las clases dominantes (los grandes bancos, las multinacionales, los grandes capitales, la oligarquía agrícolo-ganadera, los monopolios y oligopolios) para resolver la crisis orgánica del capitalismo que en nuestro país tomó esas caractrerísticas políticas particulares.
Es asi que hemos juzgado y condenado al perro pero no a sus dueños.
Para que el golpe fuera exitoso y cumpliera con su objetivo (el de asegurar la hegemonía de la clase dominante y favorecer sus intereses)tuvo que ponerse en marcha un dispositivo para ganar las conciencias. Ahi esta el trabajo de los comunicadores de los grandes medios que una vez pasado el Proceso se reciclaron sin problemas en democracia. Ni una culpa, ni un juicio ni una autocrítica. Siguieron dando cátedra de moral, de libertad, de democracia y ahora, además, de "seguridad jurídica" desde sus lugares habituales.
Es hora de que empiecen a rendir cuentas. Estos individuos que financiaron y justificaron el golpe, que le dieron el sustento económico y el sustento ideológico tienen que ser juzgados por los tribunales y por la historia. Porque su accionar pasado nos condiciona el presente y el futuro.
Es hora de que rinda cuentas ya no solo el chancho sino también el que le dió de comer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada